Frutos secos

Frutos secos

Frutos secos.-

Entre ellos tienen una característica en común: en su composición original (antes de ser manipulados por el hombre) tienen menos del 50% de agua. Son altamente energéticos, muy ricos en oligoelementos, grasa y proteínas. Dependiendo del fruto seco, también pueden aportar vitaminas (grupo B) y ácidos grasos omega3.
Algunos frutos secos  vienen con cascara dura como las avellanas, las almendras, los pistachos, los piñones y las nueces. Otros como las castañas, dátiles o las frutas desecadas (uvas pasa, orejones, etc) tienen la piel que los envuelve fina.
En gastronomía se suelen emplear mucho en ensaladas, aperitivos, en la cocina árabe y en la turca.

KoineCommerce © Cerespain