Museo aceite de oliva

Introducción al aceite de oliva

Hoy en día se obtiene el aceite de una forma muy parecida a como lo hacían nuestros antepasados hace miles de años: se recoge, se muele, se bate, se separa el aceite más rápida o más lentamente, se decanta y se conserva. Lo que ha cambiado y evolucionado son las herramientas, las prensas para obtener el aceite de oliva.

Los griegos utilizaban prensas de madera y los romanos prensas de piedra en forma de cono movidas por caballerías; durante la Edad Media se empezaron a utilizar las ruedas de molino. Hubo que esperar cientos de años para que llegaran las máquinas de vapor y con ellas, uno de los inventos más importantes para la elaboración del aceite, el molino de Pfeiffer: una piedra circular donde se echaba la aceituna y sobre la cual giraban cuatro rodillos en forma de conos machacando y moliendo la aceituna. Si a esto le añadimos la utilización de la energía eléctrica nos situamos ya en nuestros días.

Para obtener aceites de oliva, con calidad, la aceituna debe de estar en estado óptimo de maduración, ser sana y no defectuosa, estar exenta de residuos, recogerse con esmero para no deteriorarla, procesarse en las 24 horas siguientes a su recogida, cuidar la temperatura en la elaboración del aceite y, una vez obtenido éste, conservarlo adecuadamente en recipientes de acero inoxidable en bodegas o almazaras sin mucha luz ni calor.

Prensas de aceite
Diferentes modelos de prensas y molinos de aceitunas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.